Monthly Archives: mayo 2014

Los 12 Fabulosos Mitos de la Publicidad – Capítulo III: La publicidad no funciona

La publicidad apesta

La publicidad apesta

Si usted publicita en todos los lugares y sus ventas siguen bajas, si hace promociones todo el año y aun así su público no muestra interés,  si paga a todo tipo de consultores para que lo asesoren y todavía no tiene resultados, ¡tenemos la solución para usted!

DEJE DE HACER PUBLICIDAD.

¿Intrigado? No lo esté. Existe un sinfín de argumentos para dejar de hacer publicidad (por lo menos por un periodo de tiempo). A continuación, le explicamos la lógica y algunos motivos detrás de esta recomendación:

  • Su publicidad es aburrida. Si sufre de esto, tiene un problema muy común. Nadie le presta atención porque no se destaca de todo lo que hay en el mercado. No olvide que vivimos en un mundo saturado de publicidad y si la suya no se destaca, morirá enterrada por la avalancha de anuncios existentes.

Alguna vez hemos escuchado la frase “Hágalo todo en amarillo chillón, porque así llama más la atención. Está comprobado”. Si los anuncios de la competencia también siguen esta consigna (como sucedió en aquella ocasión), de seguro su anuncio perderá todo rastro de notoriedad. Por más de que esté comprobado.

Tómese su tiempo, analice qué lo diferencia de la competencia y aférrese con alma, vida y corazón a ello. Estudie y estructure la identidad de su marca y vuelva a darle una oportunidad a la publicidad. Ella lo esperará con brazos abiertos.

  • Usted padece de sordera de anunciante. Si usted contrata a una agencia, a un marketero o a un publicista, ¡no ignore sus recomendaciones! Olvídese de su artista interno y evalúe los materiales publicitarios bajo el axioma de: “¿funciona o no funciona?” Si el mensaje es claro y refleja la imagen de la marca, absténgase de frases como “hay que aumentar información”, “cambiemos esa palabrita”, “le falta más color” o la clásica “hay que aumentar el tamaño del logo”.

Explique, guíe y escuche. Si usted y su asesor tienen una buena retroalimentación, su marca se lo agradecerá.

  • Su publicidad está perdida en el espacio.  Si sus anuncios están tan mal ubicados que nadie los ve o, lo que es peor, sus clientes potenciales no lo ven, usted está echando su dinero a un barril sin fondo y jamás verá resultados.

“Nadie cuenta la cantidad de anuncios que usted publique; ellos solo recuerdan la impresión que usted haga”  Bill Bernbach

Póngase en el lugar de sus clientes, piense como ellos y sepa de memoria sus hábitos. Así le será fácil descubrir los mejores medios para comunicarse con ellos.

  • Hay problemas más allá de la publicidad. Tenga certeza de una publicidad bien planificada da resultados. Si usted hace todo correctamente y sigue teniendo problemas, es hora de analizar otros factores. Nadie va a comprar su producto si cuando quiere hacerlo es abusado psicológicamente por sus vendedores, si su comida sabe mal, si tienen que hacer filas que zigzaguean, aguantar malos olores en su tienda, etc., etc.

Si el producto es bueno, la publicidad será su amiga. Si no, evítese el esfuerzo.

Luego de hacer un análisis contundente de la situación de nuestra marca podremos saber si la publicidad funciona o no funciona. Pero no se engañe, la publicidad bien hecha siempre funciona.